El mercado de Abastos de Roquetas de Mar vuelve a su ubicación original después de terminadas las obras de remodelación. Un cambio radical en la estructura interior del mercado, más luminoso y estético, que añade el aliciente de bares donde poder cocinar y consumir lo comprado.

Nuestro objetivo era recuperar la esencia del mercado y comunicarla a los ciudadanos sobre la base de una nueva identidad gráfica, que refleja la forma inequívoca del edificio y se constituye en marca de calidad y referencia para la compra diaria.

“El fresco de cada día” fue el concepto central de la campaña, que se aplicó a soportes de exterior ( mobiliario urbano y autobuses ) con el apoyo de imágenes de carnes, verduras y pescados como fondo del mensaje.