Sin publicidad ninguna marca sería conocida

Que la cosa está mal, todos lo sabemos. Que esta crisis se está haciendo eterna, pues sí, también es cierto. Que las cosas pintan oscuro casi negro, bueno pues también. Pero que seguro que de pronto encontramos una cerilla que nos dé un poco de luz y nos ayude a encontrar la salida de la cueva, es un hecho. La historia nos lo ha demostrado, y la verdad más absoluta es que todo es cíclico.

Lo que no es muy comprensible es la facilidad que parece que impera de darlo todo por perdido, de no hacer esfuerzos, de no aprovechar el camino recorrido ni la experiencia que durante estos años de profesión nos ha curtido. Y hacemos esta introducción tan catastrofista porque es una realidad bastante palpable.

Hemos luchado años, dejado de dormir muchas noches, tenido broncas con nuestras parejas, cambiado de fechas vacaciones, sacrificado muchos buenos momentos por construir marcas. Y no nos referimos en esta ocasión únicamente a nosotros, a los publicitarios. Esta vez hablamos como compañeros de fatigas de nuestros amigos empresarios. Por todo lo que hemos pasado juntos para hacernos un hueco entre los consumidores, para ser conocidos y poder vender nuestro producto.

Y ahora, en el único momento en que no podemos bajar la guardia, lo hacemos. Cuando peor está el consumo, cuando más sencillo es buscar otras opciones diferentes a la que nosotros ofertamos y cuando los valores de una marca se olvidan más fácilmente a favor del ahorro, dejamos de confiar en la efectividad demostrada de las herramientas de marketing y publicidad. Recortamos. Abandonamos. Ni las tenemos en mente. ¿Herramientas de qué, dices? ¿Qué es eso?

Pues eso es, sencillamente, LA MARCA. El hijo que durante tanto tiempo has estado criando y que en este momento está desamparado, en la calle, abandonado y sin alimento. Y todo porque el consumidor es incapaz de verlo y ayudarlo llevándoselo a casa…

La Asociación de Publicidad de Empresarios Sevillanos promovió un concurso interno entre las agencias de la provincia para poner en pie una campaña que incentivara la inversión de las empresas en publicidad. Plataforma Publicidad con su propuesta salió elegida como representante. Escogimos marcas que siempre han confiado en una comunicación constante y que han conseguido crear una imagen que directamente ha pasado a formar parte de nuestra mente.

Os dejamos con ella.