Las marcas se bajan del escenario

Aprovecho nuestro Blog, para compartir con todos lo que para unas 40000 personas ha sido una gran experiencia musical y desde el punto de vista de un Publicista, una gran mina de oro para la comunicación. Este pasado fin de semana se celebró la 7ª edición de Bilbao BBK LIVE, es un festival de música pop y rock de carácter anual al que aporta su nombre la caja de ahorros Vizcaína, de gran influencia y repercusión musical.
Lo primero que me llamó la atención antes de embarcarme en esta aventura fue la gran influencia que BBK estaba teniendo en redes sociales: Facebook, Twitter… con unos 33.000 seguidores por red, su completa aplicación para Iphone y Android me dejó boquiabierta con todo tipo de detalles a cerca del festival :horarios, escenarios, lugares de interés…y ahí ya comencé a observar (carpa Vodafone, espacio brugal…)
Miércoles, me subo en el avión, ahí comienza todo… tenía intención de echar una cabezadita durante el vuelo, pero esta compañía se había convertido en “teletienda”, no sólo por todo lo que retransmitían y vendían las azafatas y los azafatos, sino que los mismísimos compartimentos de equipaje ya lucían publicidad.

Jueves, llegada a Bilbao, una marea roja de carteles corporativos anunciando el Festival , adornaban la ciudad, quien no supiera que allí se celebraba dicho evento es que no saldría de su casa!.

Llegada al festival, puesta de pulseras, llega el momento de cruzar esa gran portada prometedora, avanzo emocionada hacia el escenario de turno y dos chicas uniformadas me regalan un tubo hinchable fluorescente de Cashconverters y me informan que con el vale tendría un tanto por ciento de descuento en sus tiendas y que si me dirigía a su carpa recibiría un masaje gratis, ¡genial! –me dije- nada mejor después de un viaje largo.

Observo a mi alrededor a muchas personas comiendo apetecibles polos helados, con tan solo acercarte hacia el espacio Vodafone que era una carpita en forma de iglú, te regalaban los polos que quisieras.

Sigo “danzando” entre la muchedumbre y veo una pequeña carpa que pone: “ Espacio Vueling”, entro por curiosidad y si te registrabas allí mismo para recibir ofertas, te regalaban unas gafas de sol de pasta amarillas muy festivaleras que eran la sensación del momento.
Sigue la noche y siguen sorprendiéndome no solo los grupos y artistas en cuestión sino la cantidad de merchant que allí se movía y que yo, como parte del gremio mas atención le prestaba, (lanyards en los cuellos, banderolas, ¡hasta un zepelín de Vodafone que volaba por encima de las cabezas de la gente!).
Ahora era el momento de “ Espacio ron Brugal”, donde entrabas a formar parte de concursos y repartían “ bocadillos” donde escribir frases ingeniosas y llamativas para colgarte en el cuerpo o llevar a modo de gorro en la cabeza.
Red Bull y Seat también tenían cabida, este ultimo sorteaba entre los asistentes dos coches allí expuestos.

Sin olvidar los clásicos puestos de Merchandasing que venden camisetas, llaveros y todo tipo de material que representa a los grupos que allí actuaban.

El “momento lluvia” tan predecible en una ciudad como Bilbao también estaba pensado, si no querías mojarte allí podías comprar unos chubasqueros con el nombre de la organización del festival.
Volví al hotel pensando que las marcas ya han entendido que tienen que compartir las emociones de sus usuarios para poder merecerse su fidelidad.

AH! Por cierto, Gran festival, grandes grupos y preciosa ciudad.